Las 7 preguntas más comunes de una entrevista de trabajo

Cuando estamos en proceso de buscar empleo, es muy común estar algo nervioso por no saber qué contestar a las preguntas que te hagan en una entrevista de trabajo. No obstante, aunque pueda resultar complicado hacer frente a esto, realmente resulta muy sencillo si te preparas algunas respuestas antes de acudir a la entrevista.

Y es que, por normal general, muchas de las preguntas que se hacen en las entrevistas de trabajo, aunque se trate de diferentes sectores o tipos de empleo, suelen ser las mismas. Por este motivo, hemos recopilado las 7 preguntas frecuentes que suelen hacer los entrevistadores para que puedas estar preparado para dar respuesta a todas ellas.

Estas son las 7 preguntas típicas de una entrevista de trabajo

Si quieres ir muy bien preparado, te contamos cuáles son esas preguntas de una entrevista de trabajo que resultan más típicas.

Sin embargo, antes de esto, debes tener muy en cuenta que es aconsejable que leas muy bien la oferta de empleo que publicaron antes de ir a la entrevista. Así como también, estudiar un poco la empresa. De esta manera, podrás adaptar lo que cuentes en la entrevista a lo que están buscando y a la empresa en sí.

Y es que, tras haber pasado por muchos procesos de selección, hemos consultado a todo nuestro equipo, cuáles son las preguntas más frecuentes con las que se han topado a lo largo de tu trayectoria profesional. Hemos recopilado cada una de ellas en este blog, y os compartimos a continuación las más repetidas entre todos.

1. Cuéntanos sobre ti, ¿a qué te dedicas?

Esta es la pregunta más importante en una entrevista. Puede venir formulada de diferentes maneras: ¿Cómo es tu día a día en el trabajo?, cuéntame sobre lo que haces actualmente, háblame de tu trayectoria profesional, etc. No obstante, el objetivo de todas ellas es el mismo, conocerte.

Debes prepararte muy bien para esta pregunta, ya que deberás contar muy resumidamente (en unos 5 minutos como máximo) cuál es tu trayectoria profesional. Te recomendamos comenzar hablando sobre el puesto actual en el que trabajas, comentando de manera general cuáles son todas tus funciones. Continúa con aquellos aspectos más relevantes de tus experiencias laborales anteriores. Por último, puedes mencionar cuáles son tus estudios.

Recuerda que debes hablar especialmente de aquellas funciones y aspectos que sean relevantes para el puesto de trabajo que cubrirás si te ofrecen el trabajo. Por ejemplo, si sabes que es muy importante la utilización de una herramienta en concreto para el puesto, y tú has trabajado con ella, menciónala en esta pregunta.

2. ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades?

Esta es otra de las preguntas más frecuentes. También pueden preguntarte por tus soft skills, que es un término muy utilizado en inglés. En este caso, aquellos puntos fuertes de los que hables, deberán estar orientadas al trabajo.

Te dejamos a continuación algunos ejemplos, pero debes buscar aquellas fortalezas con las que realmente te sientas identificado: 

  • Muy organizada en tu forma de trabajar
  • Persona que se implica mucho con cada proyecto en el que participa
  • Con grandes capacidades para gestionar las tareas en períodos de alto volumen de trabajo

En el caso de tus debilidades o puntos débiles, ten mucho cuidado, porque es una pregunta que puede tener algo de trampa. Busca alguna debilidad con la que cuentes, pero que no afecte directamente el trabajo que desempeñarías.

Un ejemplo podría ser el ser demasiado exigente contigo mismo, lo cual te lleva en ocasiones a la frustración. Sin embargo, puedes acabar tu frase indicando que es algo que poco a poco has ido puliendo con el paso del tiempo, y que ya lo estás gestionando mucho mejor.

3. ¿Por qué quieres cambiarte de trabajo?

Con esta pregunta también deberás tener cuidado. Es muy importante que no digas aspectos negativos de la empresa en la que estás actualmente o de otras en las que hayas estado. Es por ello que, cuando te pregunten por qué quieres dejar tu empresa actual, deberás hablar sobre ti.

Es por ello que te aconsejamos que hables sobre aspiraciones que tengas y que sientes que no podrías llegar a conseguir en la empresa actual, o bien porque te gustaría aceptar nuevos retos, por ejemplo. Otra opción es indicar que estás muy a gusto en la empresa en la que estás actualmente, pero que la oferta a la que te has postulado te llama mucho la atención, siendo este el motivo del cambio.

4. ¿Qué es lo que te ha llamado la atención de esta oferta de empleo?

Esta pregunta también puede traducirse en: ¿Por qué quieres trabajar con nosotros?, o también en ¿conocías nuestra empresa anteriormente?.

Aquí entra el juego el estudio previo que deberás haber realizado sobre la empresa. Puedes indicar que te llama mucho la atención el sector al que se dedican, el tipo de clientes que llevan, su forma de trabajar, su filosofía empresarial, etc. Busca aquello que consideres que pueda causar buena impresión y que se note que has estado investigando sobre la compañía o que ya la conocías de antes.

5. ¿Cómo te ves de aquí a unos años?

Esta es la pregunta que te harán si quieren conocer si tienes aspiraciones de crecimiento en la empresa. La respuesta dependerá del puesto de trabajo que se trate y del sector de la empresa. No obstante, es algo que debes llevarte preparado, ya que puede ser algo complicado a la hora de improvisar.

6. ¿Cuáles son tus expectativas salariales?

En este caso, es importante tener en cuenta dos aspectos: si en la oferta de empleo estaba publicado el rango salarial, el que indiques deberás ajustarse al mismo. Si no estaba anunciado, indica un rango salarial que se ajuste a tus conocimientos y experiencia laboral.

Esta cifra habitualmente la deberás hablar en términos brutos anuales. Además, te aconsejamos no indicar tu sueldo actual, sino cuál sería el rango salarial por el que estarías dispuesto a aceptar la oferta de empleo o por la que harías el cambio. Por ejemplo: “mis expectativas salariales están en un rango de 30.000 y 35.000 euros brutos al año”.

7. ¿Tienes alguna pregunta más?

Cuando está a punto de finalizar la entrevista laboral, es muy habitual que el entrevistador te consulte si tienes alguna pregunta o consulta que hacerle sobre la empresa o el puesto de trabajo. Aquí te aconsejamos que hagas siempre una pregunta, aunque lo tengas todo bastante claro.

Si no se te ocurre ninguna pregunta que puedas hacerle al entrevistador, te dejamos a continuación algunas ideas:

  • ¿Cuáles serían las condiciones laborales (horario, modalidad de trabajo, rango salarial, beneficios o salario en especie…)?
  • Si no te han quedado claras las funciones: ¿Cómo sería una jornada laboral en el puesto de trabajo?
  • ¿Es una empresa en la que se pueda crecer o ir escalando con el paso del tiempo?
  • ¿Cuándo tomarán la decisión de si continúas en el proceso de selección?

Además, en caso de que haya algún aspecto que no te hayan detallado durante la entrevista, podrás aprovechar este momento para preguntarles por él.

× Escríbenos >