El balance de contabilidad: ¿cómo se calcula?

El balance de contabilidad viene a ser un documento de carácter financiero que muestra la situación de una empresa en un momento determinado. 

El balance se utiliza para evaluar la solvencia y la liquidez de la empresa, es decir, su capacidad para cumplir con sus obligaciones financieras a corto y a largo plazo.

¿En qué consiste el balance de contabilidad?

El balance en la contabilidad se divide en dos partes muy bien diferenciadas: el activo y el pasivo. El activo incluye todos los bienes y derechos que posee la empresa, mientras que el pasivo incluye todas las deudas y obligaciones financieras de dicha empresa. 

En ese caso, la diferencia entre el activo y el pasivo es lo que se conoce como el patrimonio neto de la empresa.

¿Para qué se utiliza el balance de contabilidad?

El balance es una herramienta muy útil para conocer la situación financiera de una empresa y sirve como punto de partida a la hora de tomar decisiones importantes tales como inversiones, financiación, y más.

También resulta muy útil de cara a comparar la situación financiera de una empresa con la de otras empresas del mismo sector o para evaluar el riesgo de invertir en una empresa.

Es importante tener en cuenta que el balance en la contabilidad no proporciona información sobre la rentabilidad de una empresa. Para obtener esa información, es necesario consultar la cuenta de pérdidas y ganancias y el estado de flujos de efectivo.

¿Cómo se calcula el balance de contabilidad de una empresa paso a paso?

Para calcular el balance de la contabilidad de una empresa, se deben seguir los pasos que te contamos a continuación.

Recoger información

Es esencial recolectar todos los datos financieros relevantes, incluyendo los estados financieros anteriores y los registros contables actualizados. Asimismo, es importante fijar el período de tiempo a evaluar, el cual en general es un año fiscal, pero puede variar dependiendo de las necesidades de la empresa.

Identificar activos y pasivos de la empresa

  • Es necesario identificar y clasificar todos los activos de la empresa en categorías relevantes, como efectivo, inversiones a corto plazo, propiedad, planta y equipo, y otros activos.
  • Deben identificarse y clasificarse todos los pasivos de la empresa en categorías relevantes, como deudas a corto plazo, deudas a largo plazo, y obligaciones a largo plazo.

Hacer el Balance

Hay que calcular el patrimonio neto de la empresa llevando a cabo la diferencia entre el pasivo del activo. Por último, será necesario preparar el balance utilizando la información calculada anteriormente, de tal modo que pueda ser consultada de manera sencilla. 

Por norma general, el balance se suele presentar en forma de una tabla con dos columnas, una para el activo y otra para el pasivo y el patrimonio neto.

Un detalle muy a tener en cuenta es que el balance en la contabilidad, viene a ser una foto instantánea de la situación financiera de la empresa en un momento determinado, y por lo tanto no refleja los cambios que puedan haber ocurrido después de ese momento.

× Escríbenos >